UA-227908498-1

Quien se encuentra asegurado puede mantener la calma frente a situaciones complejas sabiendo que está protegido económicamente.

Quienes somos padres de familia, propietarios de bienes o dueños de negocios, queremos que nuestro patrimonio siempre se encuentre a salvo, al igual que nuestra familia.

Estar preparado para cualquier adversidad imprevista que pueda presentarse es la mejor manera de cuidar lo que quieres, lo que es importante para ti.

Una de las mejores maneras de proteger a tu familia y tus intereses es contratando un seguro. A continuación, vamos a mencionar algunas de las principales razones por las cuales debes contratar un seguro.

Las razones más importantes por las que contratar un seguro.


Protección familiar ante el fallecimiento.

Aunque es un tema del que a nadie le gusta hablar, es una realidad latente, y el que lo ignoremos no hará que desaparezca el problema. Cualquiera puede sufrir un accidente fatal que de un momento a otro acabe con nuestra vida.

Contar con un seguro de vida ayudará en la protección económica de tus familiares cercanos en caso de fallecimiento. Los beneficiarios percibirían una indemnización que ayude a reducir el impacto financiero que conlleva la pérdida de un importante miembro de la familia.

Prevención ante riesgo de invalidez.

Al igual que en el ejemplo anterior, sufrir un accidente que nos incapacite total o permanentemente, no solo afectaría nuestra calidad de vida de forma considerable, sino también la de nuestros familiares más cercanos, sobre todo si ellos dependen de nosotros.

Una enfermedad, una caída o cualquier accidente que nos imposibilite seguir trabajando, y, por consiguiente, devengando ingresos para la familia, acarrearía difíciles situaciones económicas tanto para el afectado como para todo el núcleo familiar.

Contar con un seguro que cubra riesgos de invalidez es la manera más efectiva de estar protegidos ante una situación trágica e indeseable que pueda suscitarse.

Asegurar el futuro de nuestros hijos.

Para los padres de familia, nuestros hijos son lo más importante. queremos que estén siempre a salvo y protegidos ante cualquier situación, y, lamentablemente, aunque suene cruel, no estaremos para ellos toda la vida.

Educarlos y brindarle oportunidades es nuestra responsabilidad, pero aun cuando no estemos, ellos podrían necesitarnos. Por lo que, contar con un seguro para garantizar su futuro es la mejor manera de brindarle esa protección de padres.

Existen muchas pólizas de seguros orientadas a la protección del futuro de nuestros hijos. Seguro que puede servir para el costeo de sus estudios, para la adquisición de una vivienda, etc…

Protección ante enfermedades graves.

Nadie está exento de llegar a sufrir una enfermedad que altere nuestra calidad de vida o la de nuestros familiares. Por lo que, contar con un seguro podría ser de inmensa utilidad ante este tipo de situaciones trágicas.

Un seguro que pueda cubrir los gastos médicos, costos de tratamientos, y todo lo relacionado con la salud, puede, en gran medida, ayudarnos a mantener una cierta calidad de vida en caso de sufrir una enfermedad grave.

No solo para nosotros, sino también para nuestros familiares, quienes son los que generalmente corren con todos los gastos cuando se presentan este tipo de situaciones y no se cuenta con un seguro.

Protección de tus bienes materiales.

Ésta, además de la salud, es una de las principales razones por las que se debe contratar un seguro. Todos sabemos el sacrificio y el trabajo duro que cuesta obtener nuestros bienes materiales, montar un negocio, comprar un vehículo, etc… y tenerlos asegurados es la mejor manera de protegerlos.

Cualquier situación imprevista puede ocasionar daños o, incluso, la perdida de los bienes que con tanto esfuerzo hemos logrado tener: un robo, un accidente de tráfico; incluso situaciones externas como fenómenos climatológicos, inundaciones, incendios, etc…

Contar con un seguro que nos ayude a resarcir los daños ocasionados, o, en su defecto, a compensar las pérdidas sufridas, es sin duda una razón para estar más tranquilos. Nadie quiere sufrir una de esas situaciones, pero siempre es mejor estar preparados para cualquier contingencia.

Protección ante daños a terceros.

Cualquier situación que pueda suscitarse que le ocasione daños y/o perjuicios a un tercero, es una situación en la que nadie quiere estar. Por suerte, contar con un seguro como el de responsabilidad civil podría protegerte ante este tipo de escenarios.

Que por accidente atropelles a alguien, o, que un empleado tuyo haya sufrido algún accidente durante el trabajo; estas son situaciones en las que un seguro de responsabilidad civil es indispensable.

Los daños a terceros pueden ser causales de trámites judiciales y pueden llegar a complicarse mucho. Contar con un seguro ante daños a terceros podría, literalmente, hasta salvarte de sufrir demandas, e incluso, de hasta ir a la cárcel.

Un respaldo para la jubilación.

Después de trabajar durante toda una vida solo queremos disfrutar nuestra vejez manteniendo un estilo y una calidad de vida digna. Razón por las que se debe considerar contar con un seguro que sirva como respaldo para ese momento en que ya no podamos trabajar más.

Muchas pólizas de seguro ofrecen planes de jubilación para hacer de esa etapa un verdadero descanso, que bien merecido está; y no pasar a ser una carga para los familiares.

Tranquilidad.

Para terminar, y sin duda, la mayor razón por la que se debe contratar un seguro es por la tan ansiada tranquilidad.

Esa tranquilidad de saber que, ante cualquier posible situación desafortunada, accidente o contingencia que pueda llegar a ocurrir; tú, tus familiares, tus bienes y propiedades están protegidas.

Esa tranquilidad que se le brinda a nuestra familia al saber que pueden contar con un seguro para cualquier emergencia que se suscite y que puede ser, literalmente, lo llegue a salvarnos la vida.

Por eso, y por las razones anteriormente mencionadas, es que debes contratar un seguro.